GERARDO  VALENZUELA GUZMÁN

A partir de una apropiación icnográfica que parte de la cultura occidental y opera con el concepto de belleza clásica, se abre un universo plástico de amplios significados, en el que prima la búsqueda del goce en el hacer y la satisfacción del encuentro con la imagen. Pintar, dibujar y esculpir es para Valenzuela Guzmán una celebración artística, una apertura a múltiples representaciones sensibles que dejan de lado los rígidos parámetros de su formación profesional.


En sus pinturas los personajes irrumpen a la manera de un collage. Ellos levitan y permanecen suspendidos en una atmósfera etérea que, según la tonalidad, pasan por diferentes estadios: de lo carnal y lo infernal a lo espiritual y lo celestial En la obra No te hemos olvidado, por ejemplo, ante la presencia insinuada del Partenón un desfile de figuras aluden a mitos originarios del hombre y la mujer: el Lacoonte, sacerdote del templo de Neptuno, lucha por salvar la vida de sus hijos; la Victoria Alada de Samotracia representa el enaltecimiento de la libertad; la diosa Venus el amor y la belleza y Atenea la sabiduría y la guerra. En otras obras, como Desnudo y Presencia, la feminidad se vuelve terrenal y sin embargo se abandona a una atmósfera poblada de nubes que recorren valores fríos y cálidos. Luego, en Isis consagrada, esa feminidad atraviesa un proceso en el que el espíritu triunfa por sobre la materia.


En las esculturas, en cambio, las figuras asumen una corporeidad alejada de la perfección clásica de las proporciones. Como en el mundo Antiguo, ellas pueden estar asociadas a una actitud deportiva, pero no compiten ya para agrado de los dioses sino que sugieren una preocupación ligada al universo urbano contemporáneo. No hay grandes epopeyas ni competencias olímpicas, sólo un circo trashumante sin referencias espaciales. Son esquemas de cuerpos, representaciones de movimientos diagonales y expansivos que se detienen en un punto de máxima tensión. Su elasticidad se proyecta en diferentes direcciones, ocultando en el eje de equilibrio el anclaje sutil de su destino.


Así la obra de Valenzuela Guzmán aborda representaciones generales del cuerpo sin describir peculiaridades. Diseña un hombre y una mujer en la búsqueda de la riqueza de sí mismo: ellos son él en torno al deseo del ser. Esa es la esencia de su arte.

Lic. en Historia del Arte, Master en Cultura Argentina, Becado por Fulbright Comission en el Museum of Modern Art, New York. Jurado en importantes premios. Fue Director del Palais de Glace y Curador de Exposiciones Especiales de la Biblioteca Nacional.

Ex crítico de arte en el diario Clarín y Página 12 y en el periódico “Arte al Día” de Buenos Aires. Colabora con la revista “Arte al Límite” de Chile, Ediciones Institucionales y Expoartistas. Conduce junto a Patricia Altmark el programa “Cultura al Día” en Canal Metro y Radio Cultura y “Kol Hebraica” junto a Gerardo Mazur y Rudy por Radio Jai.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo